Más morosidad de los bancos en las comunidades de vecinos

Tras desahuciar a las familias por no pagar la hipoteca, los bancos a menudo no se hacen cargo de los gastos de la comunidad y eso dificulta el mantenimiento del edificio, que puede degradarse. La deuda ascendía a 40 millones de euros a finales de 2012, cifra que según el Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona-Lleida, puede llegar hasta los 47,6 millones en diciembre.

La situación es grave, ya que supone el 15% de la deuda, y porque a esa cantidad hay que sumarle los 118 millones que deben las familias (50%) con crecientes dificultades para llegar a fin de mes, y los 93 de las promotoras inmobiliarias (35%), muchas en quiebra. Sin embargo, muchos de los bancos que no pagan han recibido cuantiosas ayudas públicas.

El Congreso aprobó el mes pasado la ley de rehabilitación, regeneración y renovación que establece que, al adjudicarse una vivienda, los bancos deberán pagar la deuda de los tres años anteriores –hasta ahora era de los últimos 12 meses–. Además, prevé modificar la ley de enjuiciamiento civil para que satisfagan la deuda antes de quedarse con el piso.

En Catalunya se aplica la ley de propiedad horizontal

Sin embargo, en Catalunya se aplica la ley de propiedad horizontal, que por ahora «está llena de contradicciones y es muy técnica y poco práctica», en opinión de Enrique Vendrell, presidente del Colegio de Administradores. El Govern aprobó el jueves el anteproyecto para modificar esta norma, que se aprobará antes de que acabe el año.

En cualquier caso, el cobro pasa por la vía judicial, con los gastos y la demora que ello supone. A la larga, si el juez da la razón a la comunidad, se cobra, pues todas las entidades tienen un depósito en el Banco de España y este lo embarga y transfiere la cantidad adeudada. «Yo me he encontrado con ocho o diez embargos y algunos bancos habían recibido ayudas», señala Vendrell.

El Sareb es aún peor

Pero si conseguir que los bancos paguen es difícil, que lo haga la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) aún más. «Quizá es malo, pero no es un banco», avisa Vendrell. En estos casos, el proceso puede durar tres años. La Sareb, con 55.700 pisos y 30.000 anexos como garajes y trasteros, no tiene depósito en el Banco de España, sino que es necesario subastar las propiedades y que el comprador asuma la deuda.

A 31 de diciembre, las comunidades de vecinos catalanas estaban pendientes de cobrar 252 millones y podrían ser 300 a finales de año. Hace siete meses, la deuda a nivel estatal ascendía a 1.606 millones. Catalunya es la segunda CCAA con mayor deuda, sólo por detrás de Andalucía (294), y Barcelona, la segunda provincia, tras Madrid (222). La deuda en Tarragona es de 28 millones; en Girona, 25, y en Lleida, 15.

 

Fuente: 20minutos.es